Studio Xaquixe es la fábrica de vidrio soplado, más importante de Oaxaca, donde se crean estéticos e innovadores diseños, caracterizados por sustentarse en una conciencia ambiental. Pues bien la materia prima y combustible utilizados se obtienen al reutilizar los desechos de botellas y aceites que genera la ciudad de Oaxaca.

Estas piezas se pueden encontrar en la galería Christian Thornton, ubicada en la calle 5 de Mayo #412. La construcción de las instalaciones de Studio Xaquixe comenzó en el 2002, a manos de Salime Harp Cruces y Christian Thornton. Lo mejor de todo es que es posible visitarlo y apreciarlo de cerca, pues se encuentra a poco más de 50 mins del centro de Oaxaca, dentro del Parque Industrial Oaxaca 2000 en Magdalena Pasco, Etla.

En Xaquixe es importante reciclar; regresar un material incorporándolo en nuevo ciclo. Se trata de contrarrestar la destrucción ambiental y de reutilizar los desperdicios y que se generan día a día.

¡Los hornos necesarios para fundir y trabajar el vidrio soplado alcanzan los 1300º!. Trabajando la mayor parte del día, lo que indudablemente necesita de muchísimo combustible. Para ello, además de reutilizar los aceites desechados por restaurantes, Studio Xaquixe cuenta con un biodigestor de residuos orgánicos para producir su propio gas metano, y en un futuro esperan suplementar su gasto energético con paneles solares.

No se recicla cualquier tipo de vidrio. Por sus características, las botellas de cerveza, vino o refresco son las ideales para reutilizarse. Es necesario triturarlas y añadir óxidos metálicos; de modo que, al fundirse, alcance la elasticidad y densidad necesaria para ser manipulado.

Sin duda alguna observar el proceso de primera mano y atestiguar la destreza de cada uno de los sopladores es un espectáculo muy especial.

Primero, la masa de vidrio fundido e incandescente espera lista para ser moldeada con destreza y aliento. Manos a la pipa de soplado1 y comienza la danza del artesano y su pieza.

El vidrio fundido se coloca en una punta de la pipa, que se mantiene rotando todo el tiempo mientras es trabajado.

El artesano sopla para darle el volumen y la forma deseada, después lo introduce de vuelta al horno, espera. Debido a la naturaleza del vidrio es necesario mantener la pieza a la temperatura inicial, de lo contrario se enfriará demasiado rápido y se quebrará.

Fuera otra vez del horno, es manipulado con rapidez y destreza las veces que sean necesarias para perfeccionar su forma, base, cuello y color. Esto varia de acuerdo a la complejidad de la pieza. Cuando está lista, pasa a un horno especial donde se enfriará lenta y progresivamente.

Es así como se crean pieza de alta calidad con diseños funcionales y decorativos, resistente y además amigables con el ambiente.

Nuestra sugerencia: Si estas en Oaxaca, anímate a conocer Studio Xaquixe.