Toño Camuñas, nacido en Madrid, España, es aficionado a la estética del tatuaje.

La pintura de Toño Camuñas es una aberración reflejo de la distorsión que proyecta nuestro mundo y de la angustia rebasada de vivir al límite de las posibilidades de la moral, la falsa moral y definitivamente la no moral.